Practicando el agroturismo en nuestro confinamiento

Sin duda, el confinamiento de la pasada primavera ha supuesto una prueba para nuestra resiliencia. De pronto, un buen número de retos que hemos afrontado paulatinamente en clave proactiva.

Ahora con la hibernación turística, la pandemia nos regalará sin duda ese tiempo necesario para ensayar nuevas fórmulas de gestión del proyecto, perfeccionando aquellas prácticas tradicionales que requieren un aprendizaje paciente de ensayo/error. Aprovechando a tiempo completo lo que fue con parsimonia modulando en 20 años la iniciativa familiar de reconstrucción de ese espacio multifuncional que conforma hoy el proyecto Ecomuséu Ca l’Asturcón, donde agricultura, naturaleza y turismo cumplen su respectiva función para un auténtico paisaje rural, comestible, vivido, en continuo proceso de evolución.

Tiempo de oportunidad y reflexión para poner en práctica el concepto de agroturismo que defendemos en el marco de la Red Ecotur, la conservación de los valores identitarios del territorio, la apuesta por una vida más saludable y sostenible donde la multifuncionalidad e identidad local sean los paradigmas para un regenerado medio rural vivo. Un agroturismo basado en recibir al viajero en las propias fincas, incluso sin la necesidad directa de contar con alojamiento y en unidades productivas en activo, en un contexto que debe funcionar con o sin él, en ningún caso debe crearse para él, para mostrarle nuestra actividad cotidiana y hacerle partícipe de nuestras experiencias.

Como novedad en el manejo de las cabras, habitualmente limpiando fincas en las que pastan oveyas xaldas y asturcones, vamos a testar su aportación para el desbroce en el entorno del ecomuséu, minimizando así la necesidad de desbroces mecánicos. Empezaron hace poco desbrozando un seto donde erradicamos un nido de avispas asiáticas y estas últimas semanas, vamos paulatinamente ampliando espacios de intervención dentro de la finca del ecomuséu, su perímetro de sebes naturales, aprovechando la especial afición de las cabras bermeyas por las zarzas, la hiedra e incluso las ortigas.

Compartiremos en este blog aprendizajes que la oportunidad de esta situación nos está brindando y si la situación lo permite invitaremos a quienes nos estáis siguiendo a participar voluntariamente en esos recorridos que intentaremos transitar con cabras bermeyas y oveyas xaldas en nuestro entorno a lo largo de estos próximos meses.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.